DE LA AUSENCIA

 

                        De la ausencia nace el vacío,

                        del vacío la añoranza,

                        el recuerdo continuo, la nostalgia

                        y de la nostalgia el llanto,

                        -¡llanto que no se derrama!-

 

                        Porque esas lágrimas

            tan gruesas, tan pesadas,

                        que nadie ve pero estallan,

                        van rompiendo las cadenas

                        que unen vivencias pasadas.

 

                        Vivencias recuerdos son

                        éstos, sin avisar nos asaltan,

                        sin concederles permiso

                        obnuvilan y avasallan.

 

                        Y para no recordar

                        -¡porque el recuerdo nos horada!-

                        tratamos más bien de olvidar

                        sin saber que al intentarlo

                        con la fuerza de una saeta

                        los recuerdos más se clavan.