ERES

 
                         Eres  la nieve en mis manos

                         de mi perfume la esencia,

                        mi bálsamo acomodado,

                        la llama de mi impaciencia.

 

                        El sentir de mi latido

                        nunca solo y siempre unido

                        al quejumbro y al quejido

                        bien de placer o delirio.

 

                        El eco de mis silencios,

                        el ripio de mis vacíos,

                        la metáfora insistente

                        de mi vida, de mi sino.

 

                        Y hoy, más que ayer pienso

                        en ti, en mi, en todo lo aprendido:

                        “Somos lo que hemos vivido.

                        Vivimos por lo que hemos sido.

                        No hay presente sin pasado

                        ni futuro si hay olvido”.