JUEGAS SIEMPRE

                                          No sé si porque jugaron contigo

                                          tú has jugado y juegas siempre.

 

                                          Como una niña enojada

                                          pataleas y te pierdes.

                                          El orgullo te ha matado

                                          y en tu amor propio te hiere

                                          que los tuyos te han dejado

                                          sin entrada, en la calle.

 

                                          ¡La vida hay que vivirla

                                          y vivirla como viene!

 

                                          Hasta ahora habías tenido suerte.

                                          Pero la ruleta rusa es lo que tiene:

                                          siempre hay una bala dispuesta

                                           –de orgullo, de soberbia,

                                          de ignorancia, de interés: tú lo sabes–

                                          que puede causar tu muerte.