Nada es lo que parece

                                                "Mi madre dice, que el tiempo
                                                                      todo lo cura"

                            

                                    Nada es lo que parece

                                    Todo es nada

                                    y nada es todo a la vez.

                                    Vivir es morir un poco cada día,

                                    morir es asomarse a la vida

                                    de un mundo desconocido,

                                    sin saber si hemos ganado

                                    o perdido la partida.

                

                                     Nada es lo que parece

                                     Porque todo, o casi todo, se disfraza

                                    ante la comodidad y la cobardía:

                                    ni el lirio blanco es tan blanco,

                                    ni la noche oscura es tan oscura.

                                    Vivimos de la ficción,

                                    bruñimos la realidad,

                                    y al temor que padecemos

                                    le llamamos debilidad.

 

                                    Nada es lo que parece

                                    Ni la rosa roja ofrecida

                                    en tiempos de amor pasados,

                                    ni el beso ni la caricia,

                                    marchitados con los años.

                                    Ni el susurro placentero

                                    que ahora ni es un gemido apagado,                       

                                    ni tus manos son los nudos

                                    fuertemente a mí aferrados.

 

                                    Nada es lo que parece

                                    Cuando se dice:

            “Hoy mejor que ayer”

                                    ante un amor fracasado,

                                    sin querer admitir, por orgullo,

                                    que se eligió el camino equivocado.

                                    Cuando la felicidad ajena

                                    hiere, quema cual hierro fundido,

                                    no admitiendo la existencia

                                    de ese amor verdadero,

                                    pensando que ya no existe

                                    y que todo es un invento.

 

                                    Nada es lo que parece

                                    Porque los castillos son de arena

                                    las arenas son cemento,

                                    engañan las apariencias

                                    que hacen ver blanco por negro.

 

                                    Porque del dolor se aprende,

                                    no solo en el bálsamo está la esencia,

                                    es el rodar del camino, hasta envejecer,

                                    el que marca nuestra existencia.

                                    Es la vejez la escuela

                                    de jóvenes que la desprecian

                                    sin entender que un día

                                    llegarán también a ella.

 

                                    Y hoy quizás he comprendido           

                                    lo que antaño no entendía:

                                    que el tiempo no lo cura todo

                                    aunque con él crezca la indulgencia.