SUPERVIVIENTES

             Es una nostalgia que pesa

            sin hacerte ya llorar;

            porque los años te demuestran

            -a pesar de nuestros esfuerzos

            por todo lo contrario-

            que la vida cambia,

            que las palabras y promesas

            se quedaron en eso… en vanas palabras

            y promesas,

            que el amor se transforma,

            la niñez se enlutece con el tiempo,

            y la vejez da paso a nuevas savias.

 

            Que la transparencia se convierte

            en opacidad;

            el pulso ya no es firme

            y tiembla pesadamente

            cuando estampamos nuestra rúbrica.

 

            Que hemos desperdiciado tanto tiempo…

            irrecuperable del todo,

            no sé muy bien si por azar del destino

            o porque el ser humano

            tiene una gran virtud:

            complicarlo todo en exceso.

 

            Y en la vida suenan acordes a contratiempo,

            partituras que debemos

            interpretar con dignidad

            sin que nos hayan enseñado

            cómo interpretarlas

            ni la melodía adecuada a cada momento.

 

            Y si salimos ilesos,

            sin rasguños que nos devoren,

            sin traumas que nos hagan devorar,

            sin fisuras que nos maten

            sin heridas que nos hagan matar,

            la vida nos habrá demostrado

            que somos unos

            SUPERVIVIENTES

            -esperemos que, también, con dignidad-.